martes, 20 de diciembre de 2016

Economía Social...Empresas más "Humanas"

Seamos Emprendedores, en la Empresa y en la Vida, pero... SERES HUMANOS EMPRENDEDORES.
El concepto "Emprendedor" es mucho más amplio y extenso que el de "Empresario". Ya he comentado en diversas ocasiones lo que pienso: "empresario es la persona que tiene una empresa, mientras que emprendedor es quien tiene una ACTITUD".
Una Actitud Positiva ante la vida, que se refleja y proyecta al abordar cualquier gestión, relación, acción, iniciativa... tanto en el entorno empresarial, como en los demás "escenarios" que nos presenta la "experiencia de vivir".
Incluso a nivel de lenguaje, la palabra empresario está clasificada como un nombre o sustantivo, y sin embargo emprendedor, es utilizado como adjetivo; como una cualidad o característica; en definitiva, como una actitud.
Si os fijáis, no decimos "fulanito/a es muy empresario".
Expresamos que es empresario (como un hecho, un sustantivo), sin embargo sí podemos referirnos a alguien como "muy emprendedor" (adjetivo, cualidad, ACTITUD).
Emprean, como sabéis, es una Asociación de Personas Emprendedoras: Emprendedores Empresarios (que son aquellos que ya convirtieron su idea en empresa), Emprendedores Pujantes (son los que se encuentran desarrollando una idea o proyecto, con el fin de llegar a establecer una empresa), e Intraemprendedores (se trata de alguien que trabaja por cuenta ajena, que forma parte de una entidad y es una persona creativa, con visión de negocio, iniciativa y comprometida con la empresa o institución).
Los tres perfiles tienen en común la ACTITUD POSITIVA y la PASIÓN por lo que hacen. Las tres figuras son importantes y necesarias para que el tejido empresarial sea cada vez más innovador y competitivo. Todos contribuyen en el desarrollo de la cultura emprendedora, en la generación de ideas, en la puesta en marcha de nuevas iniciativas y en la creación de empleo.
Pero hemos de ser constantes, perseverantes y pacientes. Pacientes con nuestro equipo de colaboradores, con los clientes, con los resultados...y con nosotros mismos.
Eso sí, cuando trabajamos en lo que nos gusta, sea por cuenta propia o ajena, si gozamos con lo que hacemos, el beneficio cuantitativo deja de ser una obsesión y aunque, claro que es imprescindible, se convierte en una consecuencia; el "premio" que obtenemos por desarrollar bien nuestra labor o actividad..
De esta forma, contribuimos con productos, servicios o ideas, al disfrute y bienestar de otras personas; a su calidad de vida y a su felicidad.
Y como "recompensa" fluirá el beneficio cuantitativo...aunque durante el proceso, mientras gozamos de lo que hacemos, de cómo lo hacemos y de POR QUÉ lo hacemos, iremos recogiendo otros tipos de beneficios tan importantes para nuestro Desarrollo y Crecimiento Personal, como lo es el beneficio económico para el crecimiento de las empresas.
No todos tenemos que ser empresarios, al igual que tampoco futbolistas o médicos, artistas, fontaneros, funcionarios, etc. Pero en mi opinión TODOS deberíamos ser o volver a ser EMPRENDEDORES.
Como lo fuimos en aquel instante al nacer, cuando incluso antes de respirar, lo primero que hicimos fue emprender...una nueva Vida.
Saludos
Javier Periáñez (Peri)

Método CreyenDO
"Creer en uno mismo, en los demás y en la Vida"


No hay comentarios:

Publicar un comentario